Lidio Cadet representa al PLD en el II Foro de Partidos Políticos China-Celac realizado en Shenzhen, China

El presidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), Manolo Pichardo, afirmó que la relación entre América Latina y China contribuye a la construcción de una nueva arquitectura económica y comercial de orden planetario basada en la cooperación y ganancias compartidas.

Pichardo hizo estas declaraciones durante el Segundo Foro de Partidos Políticos China-CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), celebrado entre el 26 y el 27 de mayo en la ciudad de Shenzhen, en la provincia meridional china de Guangdong.

Según Pichardo, el acercamiento Sur-Sur abrirá las puertas a un nuevo esquema de recomposición planetaria que vislumbra una nueva civilización, marcada por innovadoras formas de producir riquezas en el que el ser humano se perfila como actor fundamental.

“Este acercamiento birregional está encaminado a aprovechar las oportunidades; por ello, China ha venido construyendo nuevas alianzas con las que se han abierto nuevas rutas comerciales fortalecidas con inversiones y acuerdos de cooperación, que están aperturando las puertas a un desarrollo integral, en el que el uso de la fuerza no parece tener espacio, porque el principio del beneficio mutuo no deja resquicio a la ambición que tanto dolor ha traído a la humanidad”, sostuvo Pichardo, tal y como lo reportó la agencia Xinhua.

Bajo el lema “Reforma, innovación y construcción partidista”, el foro contó con la participación de más de 80 representantes de más de 60 partidos políticos y organizaciones regionales de América Latina y el Caribe.

El Partido de la Liberación Dominicana se hizo representar con Lidio Cadet, ex secretario general, miembro del Comité Político y del propio Manolo Pichardo, quien es miembro del Comité Central.

En un encuentro de la delegación de partidos políticos dominicanos con dirigentes del Partido Comunista Chino (PCCh) Lidio Cadet, valoró el establecimiento de las relaciones diplomáticas a pesar del manifiesto malestar de algunos líderes políticos estadounidenses “que siempre han querido incidir en la política interna y externa de la República Dominicana”.